Consejo para llevar una Caravana

Viajar se ha convertido en uno de los ocios más populares en todo el mundo por lo cual hoy en día podemos contar con docenas de tipos de viajes: escapada rural, descanso recreativo, viaje con objetivo de practicar deporte, turismo, etc.

Sin lugar a dudas, cada uno busca su manera de pasarlo bien y de disfrutar de su tiempo libre. Más de la mitad de los viajeros valoran el camping como uno de los mejores tipos de viajes dado que uno se sumerge en el lono de la naturaleza, se desconecta de las preocupaciones diarias y disfruta del aire fresco.

Últimamente, se ha hecho popular realizar este tipo de viajes en una caravana por varias razones: es más cómodo para cocinar, dormir, guardar comida, limpiar los platos, etc. y, por otra parte, es más seguro ya que puede proteger tanto de los animales salvajes por la noche como de las condiciones climáticas imprevistas como una lluvia e incluso una racha fuerte del viento.

Sin embargo, la primera pregunta que surge a la hora de comprar una caravana es: ¿puede mi coche remolcar una caravana? Como mínimo, una caravana pesa sobre 750 kg, aparte hay que sumar el frenado que puede ocasionar su volumen y pensar bien si el coche que tenemos podrá absorber los movimientos oscilatorios de la caravana.

Por lo cual, se aconseja que el vehículo que va a tirar la caravana pese en vacío un 20% más que la caravana cargada. Estas medidas de precaución protegerán contra posibles accidentes causados por las características de la carretera: una colina, una superficie empadada, como por ejemplo después de la lluvia, etc.

Hay varios modelos destinados para remolcar una caravana, como Opel Insignia Tourer CDTI o Audi A4 que poseen las especificaciones especiales que permiten llevar la caravana.

Es importante saber que a la hora de arrastrar una caravana el coche debe estar en buen estado, por lo cual no olvide de pasar una inspección técnica previamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario